Principios éticos de la Fundación ACIAPO

  • Respetar y hacer respetar las leyes nacionales e internacionales. Ante un posible conflicto de normas, priorizar aquellas que resguarden el bien común.
  • Respetar al paciente y a su familia.
  • Desarrollar nuestras prestaciones dentro del profesionalismo científico, no permitiéndose la práctica de medicina alternativa.
  • Rendir cuenta del origen y destino de los recursos en forma pública y permanente.
  • Establecer mecanismos de transparencia que regulen el funcionamiento de la Institución, sus Órganos de Gobierno y cada uno de sus actos administrativos.
  • Utilizar de manera transparente y eficiente los recursos propios o los que le son confiados a su administración, sean éstos humanos o materiales.
  • Evaluar el efectivo cumplimiento de los objetivos fundacionales en cada uno de los programas de acción en que se emprendan.
  • Mejorar la eficacia de sus acciones y elevar la calidad de sus servicios atendiendo a la dignidad y derechos de las personas.
  • Impedir la obtención de beneficios indebidos por parte de los miembros de la Institución y evitar la promoción de intereses económicos y/o personales en la gestión de asuntos de la Entidad Analizar y evaluar todas aquellas situaciones o acciones que potencial o manifiestamente generen conflictos intereses institucionales y los particulares de sus miembros, decidiendo en consecuencia la continuidad o no en el cargo que ocupa.